Donald Trump pone en la mira al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha propuesto como meta acabar con el terrorismo y el narcotráfico en su país. Por esto, en sus acciones, el grupo terrorista Hezbollah se ve afectado, sobre todo en su inversión en Latinoamérica. 



El primer caído de esta guerra es el vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, según señaló el informe del Departamento de Estado, es un “viejo socio” del grupo terrorista. Este lunes fue colocado en la lista negra del Departamento del Tesoro, que cataloga a quienes la integran como personas relacionadas al tráfico de drogas, el favorecimiento del lavado de dinero y otros delitos como fraude a favor del grupo terrorista.
El Aissami “juega un papel importante en el apoyo al tráfico internacional de estupefacientes y especialmente en la droga que ingresa a los EE.UU“. El informe del Departamento de Estado coloca específicamente la Isla de Margarita como uno de las regiones donde el Hezbollah lleva a cabo sus operaciones ilícitas. Entre 2014 y 1016 se lavó dinero para financiar estas actividades, resultando al menos 600 millones de dólares, manufacturados en la triple frontera de Venezuela, Colombia, Brasil y la isla de Margarita.
Esta zona según el presidente de Estados Unidos se convirtió “en un paraíso para terroristas y traficantes de droga“. Por esto, Trump ordenó la investigación profunda de la zona y si era necesario “neutralizar” por razones de seguridad a América Latina.
El Departamento de Estado también señaló que una de las redes financieras más importantes de Hezbollah, es operada por Ghazi Nassereddine, un libanés que se nacionalizó venezolano hace 12 años y que se desempeñó largo tiempo como el número dos de la Embajada de Caracas en Siria. Este fue amigo personal del expresidente fallecido, Hugo Chávez, y del actual vicepresidente.
Su hermano Abdallah, fue miembro del parlamento y utilizó su cargo en la Federación de Entidades Árabes y Americanas (FEAA) para mantener vínculos con las comunidades islámicas de toda la región. Su otro hermano, Oday, es sindicado por EE.UU como responsable del establecimiento de centros de entrenamiento paramilitar en la isla de Margarita.


El Aissami recaudó dinero para el Hezbollah a través del narcotráfico

De hecho esta es una de las acusaciones que le acarrean las sanciones a El Aissami. Para financiar sus actividades, los terroristas se relacionaron con el tráfico de drogas, específicamente con carteles de Colombia y México. Esa fuente de ingresos se utiliza para mantener su estructura militar y las actividades de apoyo social a los núcleos de población chiitas del Oriente Medio.
Un informe elaborado en el 2014  por el Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS) destacó que el vicepresidente jugaba un gran papel en la creación de una red para financiar el terrorismo desde América Latina. “A lo largo de los años, Tareck El Aissami ha desarrollado una red financiera sofisticada y de múltiples niveles que funciona como una tubería criminal terrorista para traer militantes islámicos a Venezuela y a países vecinos, y para enviar fondos ilícitos”, reza el informe.
El vicepresidente facilitaba los envíos de estupefacientes a través de los aviones que despegaban de una base aérea venezolana. Así controlaba directamente las rutas de droga que salían por puertos venezolanos. Mientras era Ministro de Relaciones Interiores y gobernador de Aragua, supervisó envíos de droga que superaban los mil kilogramos, que tenían como destino final Mexico y Estados Unidos. En ese sentido, facilitó, coordinó y protegió a otros narcotraficantes que operaban en Venezuela.
Específicamente, El Aissami recibió pagos para facilitar los envíos de droga pertenecientes al capo de la droga Walid Makled García”, dice el informe. Otra acusación es que está vinculado con la coordinación de envíos de droga a Los Zeta, el violento cartel de la droga mexicano, además de suministrar protección al capo de la droga colombiano Daniel Barrera y al narcotraficante venezolano Hermágoras González Polanco, agregó el comunicado.
John E. Smith, director interino de la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), aseguró que las sanciones a El Aissami finalizan una investigación pero que es el primero del “primero de una lista de nombres que se ampliará en los próximos días“.
Con información de Infobae y El Nuevo Herald